"Vivía en aquella época un tésalo llamado Cineas, hombre de bastante prudencia y juicio, que había sido discípulo de Demóstenes el orador (...) Estaba en compañía de Pirro, y enviado por el a las ciudades, confirmaba el dicho de Eurípides de que todo lo vence la elocuencia e iguala en fuerza al enemigo acero". (Vidas Paralelas de Plutarco)

Contar un cuento es jugar e imaginar, es compartir, es viajar, es disfrutar. Es, como decía Eurípides, poder.

Guía práctica para transformar a padres en cuentacuentos

El poder es real porque al comunicar puedes transportar a alguien a cualquier lugar que te deje una historia. Pero contar o narrar no es cosa fácil. Lo sabe un padre o madre que va a narrar un cuento a sus hijos o hijas; pero también lo sabe el que cuenta cuentos cada noche como profesión y se sienta frente al público para viajar, junto con ellos, en cada historia.

El maestro perfecto para aprender a contar el cuento casi perfecto (si es que lo hubiera), no existe. Pero si hay pautas que se pueden seguir. Un cuento necesita fluidez, no lo podemos simplemente memorizar. 

¿Quieres obtener más información? 

Consigue una copia gratuita del eBOOK "Guía práctica para transformar a padres en cuentacuentos" y descubre qué tienes que hacer para contar bien un historia y llegar a las personas que te escuchan. Conoce qué es necesario y en qué puedes fallar.

Obtén tu copia gratuita!

Oferta especial

¿Quieres un espectáculo de teatro y cuentacuentos inolvidable?

Para nosotros, contar cuentos es el arte de la comunicación. Por ello, trabajamos duro para mantener en alto la tradición. El público es también protagonista de nuestras historias.